Evangelio seg迆n Lucas Cap赤tulo 15
La oveja perdida
1 Los publicanos y pecadores se acercaban a Jes迆s para escucharle.
2 Por esto los fariseos y los maestros de la Ley lo criticaban entre s赤: «Este hombre da buena acogida a los pecadores y come con ellos.»
3 Entonces Jes迆s les dijo esta par芍bola:
4 «Si alguno de ustedes pierde una oveja de las cien que tiene, ¿no deja las otras noventa y nueve en el desierto y se va en busca de la que se le perdi車 hasta que la encuentra?
5 Y cuando la encuentra, se la carga muy feliz sobre los hombros,
6 y al llegar a su casa re迆ne a los amigos y vecinos y les dice: ※Al谷grense conmigo, porque he encontrado la oveja que se me hab赤a perdido.§
7 Yo les digo que de igual modo habr芍 m芍s alegr赤a en el cielo por un solo pecador que vuelve a Dios que por noventa y nueve justos que no tienen necesidad de convertirse.
8 Y si una mujer pierde una moneda de las diez que tiene, ¿no enciende una l芍mpara, barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra?
9 Y apenas la encuentra, re迆ne a sus amigas y vecinas y les dice: ※Al谷grense conmigo, porque hall谷 la moneda que se me hab赤a perdido§.
10 De igual manera, yo se lo digo, hay alegr赤a entre los 芍ngeles de Dios por un solo pecador que se convierte.»
El hijo pr車digo
11 Jes迆s continu車: «Hab赤a un hombre que ten赤a dos hijos.
12 El menor dijo a su padre: ※Dame la parte de la hacienda que me corresponde.§ Y el padre reparti車 sus bienes entre los dos.
13 El hijo menor junt車 todos sus haberes, y unos d赤as despu谷s se fue a un pa赤s lejano. All赤 malgast車 su dinero llevando una vida desordenada.
14 Cuando ya hab赤a gastado todo, sobrevino en aquella regi車n una escasez grande y comenz車 a pasar necesidad.
15 Fue a buscar trabajo y se puso al servicio de un habitante del lugar, que lo envi車 a su campo a cuidar cerdos.
16 Hubiera deseado llenarse el est車mago con las bellotas que daban a los cerdos, pero nadie se las daba.
17 Finalmente recapacit車 y se dijo: ※¡Cu芍ntos asalariados de mi padre tienen pan de sobra, mientras yo aqu赤 me muero de hambre!
18 Tengo que hacer algo: volver谷 donde mi padre y le dir谷: Padre, he pe cado contra Dios y contra ti.
19 Ya no merezco ser llamado hijo tuyo. Tr芍tame como a uno de tus asalariados.§
20 Se levant車, pues, y se fue donde su padre.
20 Estaba a迆n lejos, cuando su padre lo vio y sinti車 compasi車n; corri車 a echarse a su cuello y lo bes車.
21 Entonces el hijo le habl車: «Padre, he pecado contra Dios y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo.»
22 Pero el padre dijo a sus servidores: «¡R芍pido! Traigan el mejor vestido y p車nganselo. Col車quenle un anillo en el dedo y traigan calzado para sus pies.
23 Traigan el ternero gordo y m芍tenlo; comamos y hagamos fiesta,
24 porque este hijo m赤o estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y lo hemos encontrado.» Y comenzaron la fiesta.
25 El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, cuando se acercaba a la casa, oy車 la orquesta y el baile.
26 Llam車 a uno de los muchachos y le pregunt車 qu谷 significaba todo aquello.
27 El le respondi車: «Tu hermano ha regresado a casa, y tu padre mand車 matar el ternero gordo por haberlo recobrado sano y salvo.»
28 El hijo mayor se enoj車 y no quiso entrar. Su padre sali車 a suplicarle.
29 Pero 谷l le contest車: «Hace tantos años que te sirvo sin haber desobedecido jam芍s ni una sola de tus 車rdenes, y a m赤 nunca me has dado un cabrito para hacer una fiesta con mis amigos.
30 Pero ahora que vuelve ese hijo tuyo que se ha gastado tu dinero con prostitutas, haces matar para 谷l el ternero gordo.»
31 El padre le dijo: «Hijo, t迆 est芍s siempre conmigo y todo lo m赤o es tuyo.
32 Pero hab赤a que hacer fiesta y alegrarse, puesto que tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado.»

************************
Comentarios Evangelio seg迆n Lucas, cap赤tulo 15
15,1

¿Por qu谷 se quejan los fariseos? Porque viven muy preocupados por la pureza ritual. En esa 車ptica, que est芍 inserta en el Antiguo Testamento, si dos personas tienen un contacto f赤sico, el que es impuro contamina al otro. Como por definici車n los pecadores no se limpian de las mil impurezas de la vida cotidiana, Jes迆s pasa por ser un maestro que acepta volverse impuro a cada momento. Hablar芍 de la misericordia de Dios que no ha eliminado de su horizonte a los pecadores.

Por otra parte, nada m芍s humano que la indignaci車n de los ※buenos§: ¡debe verse la diferencia entre nosotros y los dem芍s!
15,4

Las tres par芍bolas que aqu赤 se leen desarrollan los aspectos de la enseñanza de Jes迆s en casa de Zaqueo: el Hijo del Hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido. Aqu赤 ※buscar§ es tan importante como salvar, porque indica un deseo personal de Dios ¡como si al Infinito pudiera faltarle algo! Es normal que la mujer registre la casa si se le ha extraviado una moneda. En cambio en el caso del pastor que deja sin m芍s a las noventa y nueve ovejas, hay algo de irracional. Y cuando el padre celebra la fiesta al recobrar al hijo irresponsable y sacrifica el ternero que le neg車 al hijo obediente, sobran los motivos para no aprobarlo.

Los maestros dicen que la par芍bola quiere sorprender, con el fin de producir m芍s efecto. Se puede ver en esta palabra de Dios la revelaci車n de la locura divina que Pablo recuerda en 1Co 1,25. Los caminos de Dios son misteriosos, pero el amor con el que nos ama y que tambi谷n desea encontrar en nosotros en la eternidad, no es menos ajeno a nuestro concepto de la religi車n. No ser赤a totalmente err車neo decir que Dios busca pecadores.
15,6

¡Feliz la oveja que Jes迆s fue a buscar dejando las otras noventa y nueve! Y ¡pobres de los justos que no necesitan el perd車n de Dios!

En las grandes ciudades parece que hoy la Iglesia se haya quedado tan s車lo con una oveja. ¿Por qu谷 entonces no se marcha al campo? Hay que estar dispuestos a que nos critiquen como a Jes迆s.
15,8

¿Qui谷n enciende la l芍mpara, barre la casa y busca, sino Dios mismo? Por respeto a Dios los jud赤os del tiempo de Jes迆s prefer赤an no nombrarlo y usaban expresiones como ※los 芍ngeles§ o ※el cielo§.
15,11

Hay tres personajes en esta par芍bola. El Padre representa a Dios y el hijo mayor al fariseo. Pero ¿qui谷n es el hijo menor?

El hijo menor no conoce todav赤a al Padre sino al Dios de las religiones y de la moral, y las leyes de Dios le caen pesadas. Quiere por lo tanto vivir su vida lejos de las obligaciones exteriores y tira por la borda la herencia religiosa que era su riqueza verdadera, pues no supo apreciarla.

Las pruebas le hacen volver a la realidad. Tiene necesidad de Dios, y es entonces cuando descubre que el Padre se le adelant車. El Padre lo levanta, le revela su propia dignidad y toda la familia festeja su entrada en el mundo donde ser芍 aut谷ntico. Todo se ha olvidado, hasta la herencia derrochada: ya no importa cuando el Padre se ha hecho todo para todos.

Dios no se sorprende de nuestras maldades, pues al crearnos libres acept車 el riesgo de que cay谷ramos. N車tese la magn赤fica expresi車n: He pecado contra Dios y ante ti. El pecado va ※contra§ Dios porque ofende la verdad y la Santidad del Único, pero es tambi谷n Padre, y por m芍s que el hijo peque, peca ※ante§ el que saca el bien del mal.
15,22

El anillo es al mismo tiempo un sello y permite firmar; el calzado de rico, la t迆nica: el hijo pr車digo recupera sus derechos y su dignidad.

La par芍bola nos invita a mirar a los dem芍s con misericordia, no s車lo con la misericordia del coraz車n que por un instante deja de lado los juicios severos, sino tambi谷n con la comprensi車n del esp赤ritu que reconoce la obra de Dios en los caminos torcidos de nuestras vidas.

Nos invita adem芍s a mirar con otros ojos los años que hayamos podido pasar en la ignorancia de Dios antes de ser tocados por la conversi車n. ¿Años perdidos? Tal vez fueron el tiempo previsto por Dios para que tuvi谷ramos una experiencia de nuestra miseria. Era necesario haber desperdiciado mucho para saber decir simplemente ※Padre Nuestro§.